Oscar’s Birthday message to la Capilla

Editor’s Note: We are publishing the below message from Oscar López Rivera to the congregation of La Capilla del Barrio. The message was originally supposed to be published as part of La Capilla’s celebration of Oscar’s birthday, which took place Sunday, January 9, 2011. Oscar emailed the message 4 days before the celebration, but it did not arrive until almost 2 weeks after the celebration.

Saludos cariñosos a todos(as). Deseo para todos(as) un Nuevo Año feliz, de paz, amor y muchos logros. Después de más de 29 años preso a veces creo que muchas de las experiencias que he vivido han sido sueños o pesadillas por su propia naturaleza. Creo que el reto principal que al llegar a la penitenciaria tuve que enfrentar fue como aclimatarme a un medio ambiente toxico y hostil y poder definir lo que tenía que hacer diariamente para aprovechar al máximo el tiempo. Sabía que el tiempo no lo podía desperdiciar ni permitir que los carceleros se apoderaran del. Porque era irrevocable, y por ende, lo más valioso. Poco a poco aprendí a navegar en un medio ambiente que podía deshumanizarme y convertirme en un zombie institucionalizado. Todos los días, desde que despertaba hasta que me acostaba, tenía una agenda de tareas que pretendía cumplir y así aprovechaba mi tiempo. Siempre había algo nuevo para aprender y para nutrir el cerebro. Leía, escribía, tomaba clases, hacia ejercicios, socializaba con presos con los que compartía afinidades, y mantenía contacto a través del teléfono con seres queridos afuera.

Lo más interesante era que por mucho que me mantenía ocupado el día nunca me daba para cumplir todas que deseaba cumplir. Y durante los 29 años y pico que llevo preso nunca lo he logrado. A veces he creído que lo he logrado y de momento aparece algo que no hice y tengo que dejarlo para el próximo día. El hecho que he podido mantenerme ocupado haciendo cosas que me gusta hacer o cosas que me piden que haga aunque no sean mis favoritas ha sido y sigue siendo lo más que me ha ayudado a lidiar y a sobrevivir las experiencias de todos esos años. Pero ese estilo de vida no es muy diferente al estilo que llevaba cuando estaba en el mundo de afuera. Y todos los días me acuesto dando gracias a la vida por haberme dado tanto y me despierto dando gracias por haber sido bendecido para seguir pa’lante tratando de aprovechar el tiempo al máximo. La vida es una bendición y es lucha toda. Fuertes abrazos a todos(as).

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.